jueves, 31 de diciembre de 2009

2009

El 2009 se acaba y antes de darle la bienvenida a un nuevo año no puedo evitar mirar hacia atrás y de alguna manera, valorar este que termina.

Año de crisis mundial, de destrucción laboral, gripe porcina y demás, lo que me arrebata el 2009 es irrecuperable, imperdonable y terriblemente injusto pues ha estado marcado por la pérdida de un valiente, un gran capitán. Ha sido un año de emociones contenidas, de miedos silenciados, de sentimientos a flor de piel, pero sobre todo, un año de esperanza infinita, de lucha constante. Porque así es mi familia y si de algo estoy orgullosa en esta vida es de la familia a la que pertenezco, donde caerse está permitido porque levantarse es obligatorio, y estoy segura de que esto se mantendrá, pasen los años que pasen.

El 2009 ha sido también un año de muchos cambios; un nuevo curso, algo más serio, sin la compañía, por primera vez en 4 años, de quienes hacían mis clases más amenas y a las que no puedo evitar echar de menos. Mi hermano se ha ido a vivir a Barcelona, un gran cambio para él, para mis padres y en menor medida para mi, pues yo siempre he sabido que irá a donde quiera ir y el único límite que tendrá será el que quiera ponerse él. También me he estrenado como desempleada y ahora yo también engroso la larga lista de parados, sin embargo, no puedo decir que la idea me haya traumatizado, no solo porque estuviera harta de la radio sino porque me ha permitido hacer un curso que ha cubierto todas mis espectativas.

El 2009 se acaba y pese a los muchos cambios sufridos, lo terminaré de la misma manera que despedí el 2008; en Madrid, en casa de Pikeras, repitiendo fiesta con amigos y junto a la misma persona que, pese a tantos cambios, idas y venidas, permanece a mi lado. No imagino mis años sin ti.

Me resulta imposible despedir el año negativamente, no es mi estilo, yo no soy así. Se que cada lágrima derramada estuvo más que justificada y aunque el frío se hizo cada vez más frío, nosotros luchamos hasta el final, sin perder la esperanza. Jamás debe perderse la esperanza, y si existe una posibilidad, por pequeña que sea, hay que agarrarse a ella. Y a esta forma de pensar, a este nuevo aprendizaje, me agarro yo para decirle adiós al 2009, de nuevo con esa sensación en la piel, con ese cosquilleo interno que me recuerda que a pesar de todo lo que haya podido pasar, soy increíblemente afortunada.


En unas horas comienza un nuevo año, y bienvenido sea.


Feliz 2010



martes, 15 de diciembre de 2009

Me dejaré la piel hasta saber...

¿Quién se lleva los besos que me muero por darte? ¿Donde se esconde el tiempo que no pasa cuando quiero verte? ¿Cómo se llena el vacío que me dejas cuando te marchas? ¿De qué sirve abrigarse si me faltan tus abrazos? ¿Quién tiene la llave que cierra el grifo de las lágimas? ¿Donde guardamos las sonrisas de la mañana? ¿Qué hago con el hueco que has dejado en mi cama? ¿Cómo se gana el perdón de la desconfianza? ¿Donde se entierra la culpa de quien no merece disculpa? ¿Qué hago con las palabras que no sirven de nada? ¿Cómo se cura el dolor de la decepción?


...y debo decirte que no me rendiré; me acompaña el quererte y la esperanza

lunes, 14 de diciembre de 2009

Lluvia

A veces me embriaga esa sensación de cuanto más hago, más estropeo. Cuanto más digo, peor lo hago, y al final, cuanto más la cago peor me siento. Me cuesta un mundo salir de esa espiral pero el reto consiste en mantenerse coherente y ser consecuente con uno mismo. Por eso prefiero ponerme la capucha cuando llueve. En realidad no sirve de nada porque te mojas igual, pero la sensación es diferente. No me gustan los paragüas. Debajo de un paragüas no llueve, y si llueve hay que mojarse. Como cuando la cagas, que tienes que oler mal...

viernes, 11 de diciembre de 2009

A destiempo

Ojalá esta noche escuches alguna canción que te recuerde a mi y mañana te despiertes con ganas de verme

domingo, 6 de diciembre de 2009

Alquilo:

Mis ojos para que veas lo que yo ya no se mirar
Mis labios, mi boca y mi lengua para que te besen si me pierdo
Mis manos, que escriben para ti aunque tu no lo sepas
Mi aire envuelto en un suspiro de pasión
Mi sonrisa para decorar tus silencios
Mi alma con las mejores vistas al querer
Y de regalo, el mar a la orilla de tus besos; la lluvia por si te da sed...

martes, 1 de diciembre de 2009

Autorrecordatorio para días sin esperanza

Si te arrancan al niño, que llevamos por dentro, si te quitan la teta y te cambian de cuento. No te tragues la pena, porque no estamos muertos. Si te anclaran las alas, en el muelle del viento yo te espero un segundo en la orilla del tiempo. Llegarás cuando vayas más allá del intento. Si te abrazan las paredes desabrocha el corazón. No permitas que te anuden la respiración. No te quedes aguardando a que pinte la ocasión, que la vida son dos trazos y un borrón. Y tengo miedo que se rompa la esperanza, que la libertad se quede sin alas. Tengo miedo que haya un día sin mañana, tengo miedo de que el miedo, me eche un pulso y pueda más. No te rindas no te sientes a esperar... Si robaran el mapa del país de los sueños siempre queda el camino que te late por dentro. Si te caes te levantas, si te arrimas te espero...

Mejor lento que parado, desabrocha el corazón..

¿Llegaremos a tiempo?

sábado, 28 de noviembre de 2009

Mi mar...

Me fui buscando sueños en el mar, dejando lo que no se va, lo que las olas no se llevan... Quise buscar yendo mar adentro, quise parar olas en el viento, quise encontrar lo que llevaba dentro adentrandome en alta mar. Y mirando estrellas aprendí a contar anclada en una barca de madera, y contando estrellas me dejé llevar por el vaivén de la marea...

jueves, 26 de noviembre de 2009

Oda a una estrella

ASOMANDO a la noche
en la terraza
de un rascacielos altísimo y amargo
pude tocar la bóveda nocturna
y en un acto de amor extraordinario
me apoderé de una celeste estrella.

Negra estaba la noche
y yo me deslizaba
por la calle
con la estrella robada en el bolsillo.
De cristal tembloroso
parecía
y era
de pronto
como si Ilevara
un paquete de hielo
o una espada de arcángel en el cinto.

La guardé
temeroso
debajo de la cama
para que no la descubriera nadie,
pero su luz
atravesó
primero
la lana del colchón,
luego
las tejas,
el techo de mi casa.

Incómodos
se hicieron
para mí
los más privados menesteres.

Siempre con esa luz
de astral acetileno
que palpitaba como si quisiera
regresar a la noche,
yo no podía
preocuparme de todos
mis deberes
y así fue que olvidé pagar mis cuentas
y me quedé sin pan ni provisiones.

Mientras tanto, en la calle,
se amotinaban
transeúntes, mundanos
vendedores
atraídos sin duda
por el fulgor insólito
que veían salir de mi ventana.

Entonces
recogí
otra vez mi estrella,
con cuidado
la envolví en mi pañuelo
y enmascarado entre la muchedumbre
pude pasar sin ser reconocido.
Me dirigí al oeste,
al río Verde,
que allí bajo los sauces
es sereno.

Tomé la estrella de la noche fría
y suavemente
la eché sobre las aguas.

Y no me sorprendió
que se alejara
como un pez insoluble
moviendo
en la noche del río
su cuerpo de diamante

Pablo Neruda

domingo, 22 de noviembre de 2009

Pisadas...

La veo. Me gusta. Me abraza. La quiero. Me besa. La amo. Me ama. La amo. Me ama. Dudo. Se extraña. Me voy. Me extraña. Miento. La extraño. Le duele. Lo siento. La quiero. Vuelvo. Le duele. La quiero. Lo estropeo. Se cansa. Llego tarde. Se harta. La pierdo. Te quiero.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Maldita dulzura la tuya

Hablemos de ruina y espina, hablemos de polvo y herida, de mi miedo a las alturas... Lo que quieras pero hablemos de todo menos del tiempo que se nos escurre entre los dedos. Hablemos para no oirnos, bebamos para no vernos. Hablando pasan los días que nos quedan para irnos. Yo al bucle de tu olvido, tu al redil de mis instintos. Maldita dulzura la tuya... Me hablas de ruina y espina, te clavas el polvo en la herida, me culpas de las alturas que ves desde tus zapatos. No quieres hablar del tiempo aunque esté de nuestro lado y hablas para no oirme, y bebes para no verme. Maldita dulzura la nuestra

jueves, 5 de noviembre de 2009

Nuestro último corto!

"Solo así alcanzarás la luz"
(Mateo, 11:8-22)



(...o como decidir, rodar y montar un corto en 2 días y que quede bien!)

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Excusas

Tengo que decirte que hacia ti iba, pero caminando se me han desgastado las piernas.
Curé con alcohol las heridas que te dejaron mis besos, por eso ahora me cuesta hablar contigo.
Me empeñé en borrar el pasado con mi espalda, por eso ahora no puedes apoyarte en mi.
Me corté las manos cuando me dijiste que las palabras no valían, por eso ahora no puedo tocarte.
Corrí tanto hacia ninguna parte que me perdí por el camino, por eso ahora no me encuentras. Cubrí mi cara con una caja de cartón, por eso eso ahora no puedo verte.
Grité tanto que me quedé sin voz, por eso ahora no se escucharte...

lunes, 2 de noviembre de 2009

Vivan las personas



Poco que añadir. El ser humano es extraordinario...

miércoles, 28 de octubre de 2009

Solo palabras

Creo en la paciencia. Temo la palabra. Odio la mentira.Siempre por la espalda. Creo que te entiendo ¿Esto es lo que opinas? ¿Sabes lo que siento? ¿En tu pensamiento? ¿Crees en las promesas? Son solo palabras… Yo creo en los actos, el acercamiento. Bésame si miento. Dame tu saliva. Vives mi deseo siempre de escondidas. Aquí la palabra en segundo plano… ¿Sientes el aroma? Vida; escucha, mira. Veo la salida. Siempre afirmativa. Caminaré ciego, porqué sé que miras... Dime con tus dedos que no habrá más peros, que siempre seremos mientras nos toquemos. Luz entre las ramas, seis de la mañana. Llegan los colores. Nacen las fragancias. Dime esa palabra, que tus ojos cantan. Como fluye el viento. Como corre el agua entre las montañas. Bésame los labios. Tócame la cara. Que me tiembla el alma. Poseía, poesía, caminaba, componía. Comparaba concentrada. Si buscaba, encontraba. Contaba y cantaba, cantando hablando…¿Y quién canta aquí? ¿tu a ella o ella a ti? Es un simple gesto, quién lo siente, quién lo haría… Un terrible amo, un magnífico criado ¿Sientes lo que expreso? Espero que sí... Calma, contemplad a las flores que las flores bailan, que las flores bailan, que las flores bailan… Sueñan que vuelan, sobran palabras…

viernes, 23 de octubre de 2009

Un día a medias

Un café descafeínado, un refresco sin burbujas, una tortilla sin huevos. Un silencio que ensordece, un concierto sin músicos. Una playa sin mar, un cielo sin estrellas. Un vecindario sin vecinos, un coche sin ruedas, un museo sin obras y un cantante sin voz. Un árbol que llora hojas secas, una isla desierta... Un paso firme sobre un charco y un retrato sin un barco. Una llamada que separa y una botella que nos une... Un libro en blanco, una cerveza sin alcohol. Una boda sin novios, una iglesia sin creyentes y un rebaño sin ovejas.

miércoles, 14 de octubre de 2009

Porque ya se sabe que pasa con los monstruos...



Vale que soy facilmente emocionable... pero es que es una monada, por favor...

sábado, 10 de octubre de 2009

Cosas que suenan a triste

Y ahora me voy porque este sitio esta lleno de noches sin arte, de abrazos vacíos, de mundos aparte, de hielo en los ojos, de miedo a encontrarse, de huecos, de rotos, de ganas de odiarme... Ya lo llevo sintiendo, me quedo sin aire, el cielo ha caído, se muere, se parte...

Todo un infierno sostenido por el miedo a equivocarme...

sábado, 3 de octubre de 2009

Cambios y constrastes

"La vida, indudablemente está hecha de contrastes. De ilusiones y decepciones, de ganancias y pérdidas, de alegrías y de tristezas... pero en nuestra mano está vivir la vida, seleccionar las experiencias y decidir como nos marcan, si nos empujan o nos aplastan, si nos estimulan o nos vencen."

No se me ocurre mejor manera de empezar este post que con las (sabias) palabras de mi querida madre.

La semana que viene comienza un nuevo curso lleno de cambios y contrastes; una nueva rutina que apenas me dejará tiempo para comer y dormir y que, sin embargo, afronto con ilusión y ganas. Ha sido un verano de pocas vacaciones pero también de esfuerzos recompensados. Me siento orgullosa de mi misma porque aunque me haya quedado sin trabajo, sin viaje a Oporto, sin viaje a Santander y mi piel siga tan blanca como casi siempre, está en mi mano decidir de que manera afrontar la propia experiencia. De mi depende seleccionar y aprovechar al máximo lo vivido para comenzar una nueva etapa más grande, más fuerte, más valiente...

Me gustan los contrastes de la vida, me gustan los cambios, los retos.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Siempre hacia las estrellas...

Amelie tiene de repente la extraña sensación de estar en total armonía consigo misma; en ese instante todo es perfecto, la suavidad de la luz, el ligero perfume del aire, el pausado rumor de la ciudad. Inspira profundamente y la vida ahora le parece tan sencilla y transparente que un arrebato de amor, parecido a un deseo de ayudar a toda la humanidad, la empapa de golpe...

No son buenos tiempos para los soñadores...
quizás por eso ahora haya que soñar más.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Héctor


Hay veces que siento que esta vida es tan injusta que la impotencia me deja muda.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Say It's Possible

Hay veces que necesitamos sentir que es posible. Quizás porque saberlo es el primer paso para conseguirlo...



Terra Noami's

sábado, 12 de septiembre de 2009

El pobre pescador

Estos días ando estudiando arte contemporáneo y aunque ya tengo a mis artistas preferidos, lo cierto es que a veces nos topamos con cuadros que independientemente del movimiento al que pertenezcan, encogen el alma... Esto es lo que me pasa cada vez que veo la obra de Puvis de Chavannes, El pobre pescador (1881) No puedo evitar sentir cierta melancolía, empatizar con el resignado pescador y con su tristeza. Me transmite silencio y el recogimiento del señor me emociona...

viernes, 11 de septiembre de 2009

jueves, 3 de septiembre de 2009

Dando portazos


Nadie puede saber por ti.
Nadie puede crecer por ti.
Nadie puede buscar por ti.
Nadie puede hacer por ti lo que tu mismo debes hacer.
La existencia no admite representantes.

Por eso hay veces que es necesario cerrar puertas para poder abrir ventanas...

domingo, 23 de agosto de 2009

Cambios

A veces la vida consiste en soltar lo que alguna vez nos salvó. Nos aferramos a los vínculos, a los espacios físicos, a los lugares conocidos, a las ideas, a las personas y a las propias vivencias. Nos agarramos con fuerza a nuestra propia rutina porque nos hemos convencido de que es preferible lo malo conocido, que lo bueno por conocer, y aunque intuitivamente somos conscientes de que aferrarnos a esto nos terminará retrasando y, en el peor de los casos, paralizando nuestro viaje, seguimos anclados a lo que ya no sirve, a lo que ya no está, miedosos de soltar lo que un día nos dio cierta seguridad. Pasar de lo conocido a lo desconocido es algo que necesariamente nos obliga a crecer como personas, aunque esto no resulta tarea fácil. Hay que dar el gran salto, hay que animarse, hay que arriesgar; para ganar hay que arriesgar y solo se arriesgan los valientes, aquellos que aún sintiendo miedo deciden apostar por lo desconocido. No se es valiente si no se tiene miedo, ahí residen el mérito.
Yo tengo la suerte de venir de una familia de valientes y de estar rodeada de persona capaces de seguir adelante siempre, pase lo que pase.
Por todo esto se que mi hermano encontrará su lugar en Barcelona, que Clari se adaptará en su nuevo país, que Andrea no desistirá hasta encontrar su trabajo, que Pikeras verá recompensado su verano, que Tam dará un gran salto...

Para ganar hay que arriesgar, y solo arriesgan los valientes.

martes, 18 de agosto de 2009

Se busca


Nos pasamos la vida buscando... Buscamos el amor perfecto, el trabajo ideal, la casa de nuestros sueños. Vivimos haciéndolo sin entender que solo encontraremos cuando dejemos de buscar...

jueves, 23 de julio de 2009

Rescatando canciones y estrellas



Where do you go when you`re lonely?
Where do you go when you`re blue?
Where do you go when you`re lonely?
I`ll follow you
When the stars go blue

martes, 21 de julio de 2009

Algunas cosas que hacen que la vida valga la pena (III)

Granada
Los viajes improvisados de fin de semana
Los amigos
Las cañas+tapón a 1,50
Conocer a los amigos de tus amigos y pasarlo genial
Bailar sin parar
La Alhambra
El helado de aceite de oliva
Compartir té y fumar en cachimba
Sentirse arropada
Saber que se es afortunad@...

martes, 14 de julio de 2009

Héroes

En cada sacrificio, en cada mirado al precipicio, en la guerra por sobrevivir, los héroes resisten. Y no son héroes embutidos en mallas y llegados de otros planetas... No hablo de héroes accidentales, ni de mutaciones genéticas. Tampoco de trajes especiales. Hablo de aquellos que nunca se dan por vencidos, esos que secan sus lágrimas y a pesar de la fatiga siguen su camino. Héroes del día a día, vecinos de lo cotidiano. No han ganado ningún premio, no tienen superpoderes, no firman autógrafos pero para mi son héroes. Superhombres y supermujeres de a pie que no necesitan volar para llegar más lejos. Héroínas como mi madre o mi tia Ana, fuertes y luchadoras, héroes como mi hermano, trabajador y constante, o como mis abuelos, siempre tan grandes. Héroes ante las adversidades de lo real; la vida misma, nada de ficciones.

No llenan estadios ni salen por la tele, pero yo se que están ahí, que cuidan de nosotros y se esfuerzan por hacer de este un lugar mejor.
Para ellos, mi particular homenaje...



...si el mundo está roto, tu carcajada me pone en pie...

miércoles, 8 de julio de 2009

A la escuela sin armarios

Tras estos días de vacaciones he vuelto con las pilas cargadas, y aunque en la última semana hemos sido testigos de varios circos mediáticos, en este blog no hay hueco para hablar de fichajes multimillonarios o funerales televisados. El tema que hoy nos ocupa habla de derechos e igualdades, de luchas y reivindicaciones, y aunque esta entrada debería haberla escrito el 28 de junio, nunca es tarde para sentirse orgullosa y manifestar, un día más, el largo camino que nos queda aún por andar.

Un año más se ha celebrado el Día del Orgullo LGBT, un día que, pese a lo que muchos puedan pensar, va más allá de carrozas y plataformas, ya que conmemora los disturbios de Stonewall (Nueva York, 1969), una serie de violentos enfrentamientos entre la policía y los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales que acudían al pub Stonewall Inn, quienes lucharon contra un sistema que perseguía a los homosexuales con el beneplácito del gobierno. Estos disturbios son reconocidos como el catalizador del movimiento moderno por los derechos LGBT en EE.UU y el resto del mundo, aunque esta parte de nuestra historia parezca perderse cada año entre carroza y carroza... Cada año las jornadas se centran en un tema, y "A la escuela sin armarios" ha sido el eslogan de éste, que aboga por la diversidad afectivo-sexual en la educación, en la que se centró la manifestación. Porque sí, señor@s, el Día del Orgullo LGBT no es una cabalgata, no es un carnaval ni tampoco una frivolidad (por mucho que se empeñen algunos medios en etiquetar y mostrarlo de esta manera) es un día concreto y señalado en el calendario que conmemora el principio de una lucha por la igualdad aún vigente en la actualidad, que no debe manifestarse como algo excepcional sino que debe consolidarse durante el resto del año, día tras día...

Me río yo de aquellos que piensan que seguir manifestándose ya no es necesario...

lunes, 22 de junio de 2009

El hombre del frío

Tengo solo 28 letras para desgastar lo que hay en mi cabeza, por eso pienso en escribir una canción que reuna todos mis silencios...

domingo, 21 de junio de 2009

Ester

...regresar donde nunca estuvimos al oponernos a ese mundo interior vivido; cerrar los ojos sin vergüenza y tararear una canción infantil. Sentir, como si fuera la primera vez, las propias transformaciones de nuestra piel, y así recuperar la relación íntima con nuestros propios deseos y con nuestra libertad...



martes, 16 de junio de 2009

Canciones que alegran el alma

Billie the vision and the dancers


domingo, 14 de junio de 2009

A mi tío, mi Capitán...

Hace seis meses me subí a un barco para emprender un largo viaje. Navegaría el tiempo que hiciera falta, el tiempo que precisase mi Capitán. Antes de zarpar, hice acopio de provisiones; cargué mi espalda de ánimos, llené mis bolsillos de abrazos, y no dejé en tierra ni un solo beso. Yo, al igual que el resto de la tripulación, conocía de oídas las turbulentas aguas por las que nuestro barco navegaría, así que no quise escatimar en nada. No fue fácil, es cierto. Tal y como nos dijo nuestro Capitán, el frío, nuestro peor enemigo, atizó sin piedad en más de una ocasión, pero eso solo sirvió para hacernos más grandes, más fuertes. No desistimos porque él nunca desistió.

Nuestro Capitán, hijo, hermano, tío, marido y gran amigo de su tripulación, nunca se rindió, siempre fue un valiente, y aunque hoy no está con nosotros, a él le debemos haber llegado a buen puerto; más fuertes, más grandes, más valientes... Nos ha tatuado, como a todo buen marinero, con su lucha, su fuerza, su cariño y su entrega.

Seguiremos, Capitán...

domingo, 7 de junio de 2009

Algunas cosas que hacen que la vida valga la pena (II)

Me gusta que me mires mientras duermo
Me gusta despertarme a tu lado
Me gusta la piña que se te forma en la cabeza, estás tan graciosa...
Me gusta que te inventes días temáticos
Me gusta tu sonrisa, me gustan tus ojos
Me gusta cuando cantas para despertarme
Me gusta nuestra complicidad
Me gustan tus besos, adoro tus besos...
Me gusta que te guste la música
Me gusta la música que te gusta
Me gustan tus abrazos, los nuestros
Me gusta que seas tan cariñosa, que nunca te canses de mis besos
Me gusta tu manera de animarme, de hacerme sonreir
Me gusta que siempre me saques la sonrisa
Me gusta tu humor
Me gusta que seas tan buena persona
Me gusta tu sensibilidad, tu empatía y tu comprensión
Me gusta que vayamos al cine y pidamos el menú grande de palomitas y Cocacola!
Me gusta que miremos pisos juntas
Me gusta que remoloneemos en la cama
Me gusta cuando me despierto y descubro que me has preparado un desayuno genial
Me gustan tus detalles
Me gusta que te guste "la cucharita"
Me gusta que hablemos
Me gusta que vayamos de la mano
Me gusta cuando veo algo que se que te gustaría y no puedo evitar comprártelo...
Me gusta cuando no puedo callarme las sorpresas y tu lo sabes e intentas sacármelo!
Me gusta cuando desayunas payasos y estás todo el día diciendo tonterías
Me gusta que cuides a tus amigos
Me gusta ver como ellos también te cuidan
Me gusta la confianza que tenemos
Me gusta viajar contigo
Me gusta lo trabajadora que eres
Me gusta la cuevita de las estrellas
Me gusta gustarte
Me gustan tantas cosas de ti...
Me gustas tú
Me gustan los detalles que nos rodean, esos que hacemos nuestros y engrosan la larga lista de pequeñas cosas que hacen que la vida a tu lado valga la pena...

viernes, 5 de junio de 2009

Autorrecordatorio

Puedes llorar, sentirte mal. Puedes estar triste, sollozar, callar, olvidar, recordarlo todo. Puedes sentirte desgraciada, desafortunada y pasar por malas rachas. Puedes, incluso, tocar fondo, sentirte hundida, decepcionada. Y puedes hacerlo porque sabes que caerse está permitido porque levantarse es obligatorio

sábado, 30 de mayo de 2009

Solo nos queda cantar

De vez en cuando salen planes inesperados, planes que pintan bien y luego son aún mejores. Hace poco hablaba de esas pequeñas cosas que hacen que la vida valga la pena, y esta es una de ellas. Anoche tuve la suerte de vivir un momento así. La suerte de encontrar a gente que no esperaba ver, gente a la que hace mucho que no veo y gente que veo todos los días y me ilusiona ver siempre. Quizás lo mejor de todo ello fue el motivo: todos estábamos allí para ver a alguien especial, alguien que conociéndola más o menos es ya un poquito parte de nosotros. Nos regala su música. Hablo de Titxu Vélez (Esti para los amigos y compis de clase) Y anoche nos regaló mucho más, nos hizo partícipes de la presentación de su maqueta, Solo nos queda cantar.

Podría hablar de sus letras, de sus canciones, de ese desparpajo innato que tiene cuando se sube a un escenario, de su siempre presente y fiel corbata, de lo que nos hizo reir con su monólogo acerca de la RAE y la palabra FOLLAMIGO (así, con una sola "a") o de la historia de la novia de Paco, pero todo esto no sería más que una leve aproximación de una realidad mucho mayor. Desde aquí solo puedo gritar un enorme GRACIAS, ya solo nos queda cantar...

jueves, 28 de mayo de 2009

Gran Hermano

La distopía soñada por el inglés George Orwell en su novela "1984" cumplirá el próximo 4 de junio 60 años desde que se editó por primera vez. De camino a la radio leo en el metro un artículo sobre su obra y no puedo evitar que se me pongan los pelos como escarpias al mismo tiempo que recuerdo las palabras de mi profesor Jorge Lozano, Catedrático en Teoría de la Información, y sí, hermano de la "periodista" del corazón Lidia Lozano (el genoma humano nunca dejará de sorprendernos) Él hablaba de la extraña obsesión que tenemos los jóvenes (y no tan jóvenes) de prescindir de nuestra intimidad para convertirnos en espectadores de la intimidad de otros. Hemos traspasado las barreras de la conspiranoya porque hemos asumido que formamos parte de un Gran Hermano constante; nuestro día a día. Escribimos en blogs, chateamos, colgamos nuestras fotos en Internet y nos registramos en redes sociales para observar y ser observados. La vigilancia constante que atemorizaba a Orwell ya no nos preocupa, de hecho, nos encanta. Es curioso. Vivimos en la era de la tecnología, de la información, de los Mass Media y la comunicación constante. Sin embargo, yo no siento que vivamos en una sociedad cada vez más comunicativa.

Salgo a la calle y observo. Me observan. Las ciudades hablan a través de sus calles, de sus muros, de sus pintadas. Las personas hablan a través de sus cuerpos, de sus tratuajes, de su indumentaria... Vivimos rodeados de comunicación; todo esto no es más que un esfuerzo para hacerlo, a menudo, sin palabras...

martes, 26 de mayo de 2009

Verdades como puños

«Hay hombres que luchan un día y son buenos, otros luchan un año y son mejores, hay quienes luchan muchos años y son muy buenos, pero están los que luchan toda la vida, y esos son los imprescindibles»
Bertold Brecht

lunes, 25 de mayo de 2009

Llenando de aire mis alas


¿Y si me gusta andar descalza por la ruta del Sol?
¿Y si me gusta andar sobre cristales ardiendo?
¿Y si nací con el color de la mañana sin luz? ¿Y si no me veo mirando en ese espejo? ¿Y si nací donde la lluvia no mojó la ciudad? ¿Donde la arena puso nombre a un desierto? ¿Y si me gusta descrubrir donde nadie miró, y decidir en qué momento esconderme? ¿Y si no digo nada porque nada quiero decir?

domingo, 24 de mayo de 2009

Algunas cosas que hacen que la vida valga la pena

Despertarse con el olor del café recién hecho
Tomarse unas cañas con los amigos en una terracita de verano
Dormir abrazada
El olor de las fruterías de Lavapiés
Salir de tranqui y que luego resulte ser una gran noche
Recordar los sueños, no olvidarlos
Llegar a casa después de haber pasado un mal día y encontrar a tus amigos reunidos para animarte
El Happy Time
Las conversaciones telefónicas interminables con tus amigos de siempre a los que apenas ves
Los días de playa
El olor a mar
Descubrir un buen restaurante/bar/garito, recomendarlo y que guste
Los momentos para uno mismo
Escuchar música por la calle y bailar sin darte cuenta
Reir
Hacer reir
Besar
Ir al cine y comprar el menú gigante de Cocacola y palomitas
Engancharse a una serie y comentarla sin parar con tus amigos, tan frikis como tu
El queso, cualquiera de sus variedades o tipos
Abrazar y quedarse un ratito ahi, disfrutando el momento...
Sentir que hay tantas que sería imposible enumerarlas....

martes, 19 de mayo de 2009

El Tesoro del Dragón & Se Busca Bajista

Érase una vez un reino con un castillo. En él, vivían el rey y la reina, la pequeña princesa y su hermano el valiente príncipe. En ese reino, a la afueras, había también un dragón que custodiaba un valioso tesoro. Sin embargo, lo que aparentemente resulta el típico cuento infantil, en la obra El tesoro del Dragón, nada es lo que parece ser.
La princesa Armonía no es como las demás princesas conocidas. A ella le gusta la música, como a su madre, la reina Melodía, la única que parece entender que no quiera casarse con el apuesto príncipe que derrote al dragón y consiga su tesoro, tal y como manda Clodoveo,su padre y rey (que es quien hace la ley) Y su hermano, Solfeo, tampoco es como lo demás guerreros. Él es valiente, sí, y muy apuesto, pero depende de su silla de ruedas para ir en busca de la temida fiera, que lo deja, como a otros, alelado y tonto. Por eso es la princesa Armonía la que, contraria a casarse por obligación con aquel que lo derrote, marcha rumbo a la montaña para ver que pasa con esa bestiaja. De camino se encuentra con el Principe Pinillo Envinagreta, que con la misma intención de derrotarlo y casarse con ella, la engaña y le hace la jugarreta! Total, para correr la misma suerte que lo demás... El caso es que Armonía consigue llegar a la guarida del dragón, alli descubre que semejante bestia no es tan fiera, y que el valioso tesoro no eran más que sus cachorros! El dragón, que resultó ser una dragona, le revela a la princesa los ingredientes para devolver a lo valientes a su estado normal (aunque en un principio ya fueran un poco tontitos...)Además, debería incluir en la poción y sin excepción, grandes dosis de Tolerancia, Paz y Amor. Y así hizo cuando volvió, aunque tampoco le costó encontrarlos, pues en esta obra de teatro el mensaje para los niños siempre quedó muy claro...

Todo un triunfazo de obra, con una interpretación genial y divertida, narrada por el simpático sirviente Marcial que contaba su punto de vista en verso y quien ánimo a los niños de la sala a participar en una historia que no habría sido tan maravillosa sin la música y las letras originales del grupo Se Busca Bajista, de quien me confieso fan, amiga, novia de la guitarrista y chica de los recados (todo el mundo sabe que los músicos son muy suyos y hay que tenerlos bien cuidados y alimentados) Ellos fueron los encargados de narrar con su música un cuento que no entendía de sexos, donde la igualdad y la tolerancia fueron el argumento principal.

¡¡¡FELICIDADES A TODOS!!!

No he podido evitar incluir esta última foto del ensayo, donde se puede apreciar la esencia de Se Busca Bajista. De izquierda a derecha: Piqueras (letras, guitarra y voz), Tamara (guitarra eléctrica), Paula (huevito y cajón) y Andrea (trompeta) Aunque no sea una foto de grupo completa, ya que faltan dos piezas claves: Marta (letras, guitarra y princesa Armonía en la obra) y Rubén (voz, letras y guitarra)

miércoles, 13 de mayo de 2009

Retos

Se avecinan tiempos de cambios, cambios importantes, y qué mejor forma de afrontarlos que con una sonrisa enorme de bienvenida. Cuando soplan vientos de cambio, éstos traen consigo nuevos caminos. Nuevas metas. Nuevos objetivos.

Bienvenido sea lo desconocido


lunes, 11 de mayo de 2009

Decepción

Si hay algo peor que acostarse con la decepción, es levantarse con ella. Porque así es, viene cuando menos te lo esperas y te golpea sin quererlo donde más duele. No te puedes deshacer de algo que se pega a tu piel, que se queda contigo incluso cuando no quieres que esté. No hay nada peor que la decepción, ese sentimiento frustrante que llega sin haber sido invitado y lo desmorona todo; tu manera de concebir aquello que creías importante, aquellos a quienes creías relevantes y luego resultaron no serlo. La decepción es fruto de aquellas espectativas que no se cumplieron, de ese conjunto de ideas preconcebidas, esperanzas e ilusiones sobre lo que entendemos que debe ser algo o alguien. Ni si quiera se puede echar en cara; la decepción vive dentro de uno mismo, es nuestro propio producto, el resultado de algo que nosotros mismos hemos generado. Sin embargo, saberlo no consigue quitarme ese sabor amargo, esas ganas de gritar "¡Te has equivocado, como has podido reprocharme esto, decirme lo otro! Me has hecho daño" sin caer en la cuenta de que tal vez me haya equivocado yo creyendo en alguien que nunca me demostró (quizás por falta de tiempo o situación) merecer estar donde un día la puse. Tal vez yo también decepcionara. Una no puede evitar esperar algo de aquellos que siente importantes; para mi la indiferencia es una utopía. Y no es rabia lo que siento, no es rencor ni enfado, es decepción. Una decepción triste y amarga que me reblandece y me hace sentir pequeña. Una decepción que me da pena.

Me decepciona sentir que hacer lo correcto no siempre es lo correcto

jueves, 7 de mayo de 2009

Silencios, silencios

Hace tiempo que pienso en los silencios y he llegado a la conclusión de que hay tantos como palabras... Los hay fríos e incómodos, pero también tiernos y cálidos. Silencios pacíficos que invitan a quedarse y otros que echan a patadas. Silencios que murmuran, silencios que esconden. Los hay que ríen y tranquilizan, y otros que callan y lastiman. Hay también silencios de vida, silencios con miradas que lo dicen todo sin decir nada. Silencios cómplices. Silencios que pesan, silencios obligados, reprimidos y forzados! Silencios mal guardados... Hay silencios que lloran, impotentes, silencios dementes... Silencios que otorgan, silencios que defraudan. Silencios que condenan en silencio. Silencios, silencios, silencios...
El silencio, la mejor de las palabras y la peor de las mentiras.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Hoy levanto el corazón para brindar por los caídos

Demasiados abrazos en la hoguera del frio
Demasiado de todo en un mundo vacío
Demasiadas promesas en corrientes de aire
Demasiadas urgencias para nada importante
Demasiada violencia donde juegan los niños
Demasiadas sonrisas en terreno baldío
Demasiada injusticia atracándote el sueño
Demasiada esperanza en la línea de fuego
Demasiado trabajo para poco salario
Demasiada miseria en la cola del paro
Demasiadas verdades para tantos engaños
Demasiados cristales en la fila del baño
Demasiadas farolas para tan pocas luces
Demasiada movida en la calle del cruce
Demasiada cordura para tanto desastre
Demasiada tristeza en la puerta del baile...

lunes, 4 de mayo de 2009

Cuestion de segundos

A veces los segundos hieren más que los minutos o las horas, más que los días, los meses o los años. Esas puntas de aguja, esos residuos afilados, esas esquirlas temporales penetran en la piel o en el ánimo como limaduras de acero y, aun sin provocar heridas visibles, matan como puñales. Cuatro segundos de asfixia valen por cientos de horas de dolor. Dos segundos de humillación profesional anulan una carrera de éxito. Los cinco segundos de sufrimiento muscular que preceden al infarto son cinco siglos de amargura. No diremos nada de las décimas de segundo que en las pruebas deportivas separan al campeón del aspirante... Contamos los días en horas para hacernos la ilusión de que el tiempo, como el dinero o los afectos, tiene una porción de calderilla, pero todo lo realmente importante nos sucede en cosa de segundos.

Juan José Millás

lunes, 27 de abril de 2009

Love Story & Viva La Vida

Esto es lo que pasa cuando se juntan dos grandes músicos...



Nada mejor para empezar el día con energía :)

viernes, 24 de abril de 2009

Tiempos de crisis

Solo cuando el último árbol haya sido talado, el último río envenenado y el último pez capturado, nos daremos cuenta de que el dinero no se puede comer...



martes, 21 de abril de 2009

Indignada sin perder la esperanza...

Hace relativamente poco salió un reportaje en El País Semanal que hablaba de la nueva generación de jóvenes sin armario, es decir, homosexuales con las "puertas" ya abiertas gracias a una sociedad cada vez más tolerante. Me gustó el reportaje, me sentí aliviada. Poco a poco, pasito a pasito, desaparecen puertas, se abren mentes... Siempre me he sentido parte de esta lucha constante, estoy comprometida con ella y aporto, siempre que puedo, mi granito de arena. Yo me siento afortunada, vivo como quiero vivir en un país donde legalmente se me reconocen todos mis derechos. Soy afortunada también por poder ser enteramente YO en mi día a día, sin tapujos ni mentiras. Sí, soy afortunada, aunque no siempre fue tan fácil. Ojalá todo el mundo tuviera lo que tengo yo, ojala todo el mundo pudiera elegir. Sin embargo, no es así. Y para ser consciente de la inmensa suerte que tengo no es necesario que me vaya muy lejos; aún queda mucho camino por recorrer. Hoy me he topado con una carta escrita por un chico que ahora tiene 25 años, cuatro más que yo, donde relata su infancia y adolescente en el seno de una familia del Opus Dei. Lo triste y terrible es que no es un caso aislado, pero lo bueno y esperanzador es que hoy tiene la libertad de contarlo y vivir como quiere hacerlo.

(...)Nací en la primavera de 1984 en una familia tradicional y muy religiosa (a Rouco se le caería la baba). Mi padre era el hombre más feliz del mundo porque Dios había escuchado sus oraciones y le había regalado un hijo varón. Aunque a algunos les pueda parecer extraño, para mis padres, yo era un regalo de Dios. Cuando tenía 4 meses, mis padres viajaron al Vaticano para que Juan Pablo II me bendijese. El Papa me cogió en sus brazos y me bendijo. Todavía ahora, cuando voy a casa de mi madre y veo la foto, no puedo evitar sonreír al ver al Papa con un bebé mariquita en sus brazos. Mis padres eran miembros del Opus Dei y querían evitar a toda costa que “la sociedad moderna y decadente” corrompiese mi vida.

Durante los primeros años de mi vida, era un niño feliz y sentía una admiración sin límites hacia mi padre. Éramos inseparables y hacía todo lo posible para complacerle y que se sintiese orgulloso de su hijo. Mis padres me inscribieron en el colegio Torrevelo (un centro del Opus Dei en Santander) y estaban encantados porque era uno de los alumnos más brillantes. Dios estaba omnipresente en el hogar en que pasé mi infancia y adolescencia. Crecí muy aislado de la sociedad. Todas las actividades extraescolares en las que participé eran organizadas por grupos vinculados al Opus Dei. Los niños no podíamos ver la tele ni jugar con videojuegos. A muchos os podrá parecer muy raro, pero como casi todos los niños con los que me relacionaba vivían en las mismas condiciones, a mi me parecía normal.

A partir de los 8 años, mi primo Jesús y yo empezamos a ir a un campamento de verano organizado por La Obra. Mi primo era mi mejor amigo y, para los dos, el campamento era uno de los momentos más esperados del año. A los 13 años mi primo y yo empezamos a masturbarnos juntos. Los dos nos sentíamos culpables y decíamos que no lo volveríamos a hacer pero seguimos pajeándonos todas las noches. Cinco días antes de que terminase el campamento mi padre y mi tío vinieron a recogernos. No sabía que había pasado pero al ver la cara de mi padre me di cuenta que era algo grave. Nunca olvidaré la frialdad de mi padre al decirme “recoge tus cosas que nos vamos”. Le pregunté inquieto que si había pasado algo y el me respondió “tú sabrás si has hecho algo malo”. Me quedé helado. Entré con mi primo en la tienda de campaña para recoger nuestras cosas, y me dijo que le había confesado a uno de los sacerdotes lo que habíamos hecho. Mi mundo se vino abajo. Me puse a llorar como nunca había llorado. No podía controlarme y me hice pis. Al verme en ese estado de desesperación, mi primo salió a buscar a mi padre. Cuando mi padre entró en la tienda, yo estaba tirado en el suelo llorando. Mi padre me dijo en tono serio que me levantara. Me levanté llorando y pidiéndole perdón. El me dijo que dejase de llorar y que ya hablaríamos en casa. Estaba hecho polvo y nada más entrar en el coche me quedé dormido. Al llegar a casa, nada más abrir la puerta, vi a mi madre que nos estaba esperando. Al verla, rompí a llorar y le pedí perdón por lo que había hecho. Mi madre me abrazó y me decía cosas cariñosas para intentar consolarme. Mi padre interrumpió ese abrazo con mi madre pronunciando una frase que nunca olvidaré: “sigue tratándole así que nos va a salir maricón, como tu hermano”. Me quedé helado. Mi padre me ordenó que me fuese a la cama y me dijo que ya hablaríamos. Me metí en la cama y en lo único que podía pensar era que mi tío Miguel, al que sólo había visto un par de veces en mi vida, era maricón. Aunque en esa época de mi vida no hubiese reconocido de ninguna manera que era homosexual, me sentí inmediatamente identificado con mi tío Miguel. La revelación de la homosexualidad de mi tío despertó en mi una gran curiosidad hacia ese familiar que vivía en Inglaterra y del que se evitaba hablar en nuestra familia. Pasé casi toda la noche pensando en él y tardé mucho en poder dormir. Esa noche no podía imaginarme lo mal que lo pasaría los próximos cuatro años y lo importante que sería en mi vida mi tío Miguel.

La mañana siguiente me sentía fatal. No había dormido casi nada y presentía que el día iba a ser muy duro. Mi padre, como todas las mañanas, salió a desayunar y leer la prensa al bar de siempre. Mi madre y yo estábamos acabando de desayunar cuando llegó mi padre. Entró en el salón y me dijo que me diese prisa porque nos íbamos, ya que teníamos que hablar de muchas cosas “entre hombres”. Recuerdo que era la cosa que menos me apetecía del mundo. Me sentía sin fuerzas y, francamente, estaba acojonado. Mi madre debió de darse cuenta porque, antes de salir por la puerta, me abrazó y me susurró al oído que me tranquilizase porque lo hacían por mi bien. Mi padre era psiquiatra y me llevó a su despacho. Os ahorraré los detalles del sermón que me soltó. El caso es que, al cabo de una hora de contarme lo horrible que es la homosexualidad y lo infelices que eran sus pacientes homosexuales, me hizo jurar con la mano sobre el crucifijo de mi primera comunión que no volvería a ceder a las pulsiones homosexuales. Nos arrodillamos y rezamos juntos, y al levantarnos puso su brazo sobre mi hombro y dijo “mi hijo será un hombre como Dios manda, de eso me encargo yo”.

Lo cierto es que la relación entre mi padre y yo nunca volvió a ser la misma. Por mucho que rezaba y que juraba que nunca lo volvería a hacer, cada vez me sentía más atraído por los hombres. Cuando me quedaba solo me pajeaba como un condenado. Cuanto más me reprimía más salido estaba. No paraba de mirar los culos y los paquetes de los compañeros de clase. Me volvía loco en el vestuario viéndoles en calzoncillos y luego me mataba a pajas. Me imagino que la mayoría de los chicos de mi clase también harían lo mismo pensando en las chicas, pero la diferencia es que yo me sentía sucio y culpable. Según pasaba el tiempo, me sentía cada vez más solo. Sabía que no podía contar con mis padres para ayudarme y en el colegio la situación se volvió insoportable. Alguien divulgó el rumor de que era maricón y los compañeros de clase empezaron a putearme. Al principio eran insultos en el recreo y pintadas “Fernando maricón”. Yo sabía que si les decía algo a mis padres podrían sospechar y no les dije nada. Pero un grupo de chicos se propuso hacerme la vida imposible. Pasaron de los insultos a las collejas y las patadas. Un día, al entrar en clase vi como todos me miraban y se reían. Al ir a sentarme vi que habían dibujado una polla en mi silla. Hice como si no lo hubiese visto y me senté mientras se reían. Durante la clase oía los comentarios homófobos y las risas. Yo era un chico muy tímido y reprimido. La única visión de la vida que tenía era la que me habían enseñado en casa y en el colegio. Recuerdo, por ejemplo, que cuando empezaron a salirme pelos en los sobacos y los genitales me sentía sucio y muy avergonzado. En el fondo, me parecía normal ser humillado por mis compañeros por ser homosexual.

Fueron unos años horrorosos que destrozaron mi autoestima. Un día, me rodearon unos chicos en el recreo y me dijeron que tenía que pelearme con uno de ellos. Como me negué a hacerlo, se tiraron todos sobre mí y me dieron una paliza. Estaba desesperado y necesitaba hablar con alguien. Al llegar a casa, busqué en la libreta de mi madre el teléfono de mi tío Miguel. Cogí dinero y salí a una cabina para llamarle. Entré en la cabina y me costó marcar el número porque me temblaban los dedos. Entre llantos, pude hablar con mi tío y contarle lo que me estaba pasando. Mi tío se quedó muy preocupado y me dijo que vendría a Santander el sábado para verme. Al día siguiente me llamó a casa cuando mis padres no estaban y pudimos hablar más tranquilos. Quedamos que nos veríamos en un bar, sin que lo supiesen mis padres (...)

Para seguir leyendo:

http://www.dosmanzanas.com/2009/04/un-hombre-como-dios-manda.html

Para leer el artículo de El País Semanal, La generación sin armario:

http://www.elpais.com/articulo/portada/generacion/armario/elpepusoceps/20090208elpepspor_9/Tes

miércoles, 15 de abril de 2009

De puntillas alcanzamos...

Recuerda que sabes volar,
que sólo tienes que ponerte de puntillas,
respirar hondo,
tomar impulso con el cuerpo
y desearlo con el corazón.

No es fácil,
ni difícil:
se trata, sencillamente,
de algo que siempre has sabido hacer,
de tu propia naturaleza.

Recuerda que sabes volar:
que sólo tienes que dejar que la memoria
de tu cuerpo y la de tu corazón
se encuentren con tus alas



lunes, 6 de abril de 2009

Si robaran el mapa del país de los sueños...

Tengo miedo que se rompa la esperanza
Que la libertad se quede sin alas
Tengo miedo que haya un día sin mañana
Tengo miedo de que el miedo,me eche un pulso y pueda más
No te rindas no te sientes a esperar


sábado, 4 de abril de 2009

Rosana

Me considero una persona que disfruta con la música, alguién que difícilmente podría sobrevivir sin ella. De hecho, a donde quiera que voy llevo siempre conmigo unas 700 canciones en el iphone, no me separo nunca de mis cascos y aunque esto pueda resultar exagerado o incomprensible, para mi es importante. Una canción para cada estado de ánimo, ya lo decía un anuncio.
Recuerdo el primer CD's que me regalaron. Fue en las navidades de 1997 (yo tenía 9 años) y Rosana acababa de sacar su primer disco; Lunas Rotas (1996). Conocí sus canciones gracias a mi tía Rosi, con la que más tarde iría a unos de sus primeros conciertos, junto a mi madre, en la Plaza de Toros. Creo que poca gente entenderá lo que digo si no ha sido "marcado" alguna vez por la música de un artista, porque lo que yo siento cuando la escucho va más allá del gusto musical. Me inspira respeto, admiración. Me transmite alegría, cariño, optimismo, fuerza y sí, también tristeza... Su música me llega y se queda con la misma facilidad que ella desnuda el alma al cantar. Esa sencillez, esa sonrisa eternamente imborrable que la acompaña junto a la cercanía que siempre sentí que tendría, la semana pasada fue corroborada por una afortunada que tuvo la oportunidad de hablar con ella. Es curioso, justo esa noche yo tenía el móvil apagado. No habría sabido qué decir, tan solo me habría salido un enorme GRACIAS.
Este año saca nuevo disco y desde hace varios meses hay enormes carteles anunciando que dará un concierto el 25 de septiembre en Madrid. No puedo perdérmelo. Después de Lunas Rotas, le siguieron Luna Nueva, Rosana, Marca Registrada, Magia, De casa a Las Ventas, y ahora vuelve con A las buenas y a las malas. En todo este tiempo también ha conseguido crear su propio sello discográfico, "Lunas Rotas", donde promociona a artistas noveles.
Su música, todo un regalo para mi cuerpo y alma, espero que siga acompañándome siempre, a las buenas y a las malas...


viernes, 3 de abril de 2009

Palabras


Hay palabras cuidadas, precavidas. Palabras especiales, cariñosas. Palabras que llegan a lo más hondo, y palabras que se pierden en la nada. Palabras que no se piensan y se dicen, y otras que callan y se guardan. Palabras amigables. Palabras tiernas y tiernas palabras. Palabras amargas. Las hay difíciles y que se esconden. Palabras que calan, que llegan, y otras que enmudecen y se pierden. Palabras peligrosas, palabras con tacto y ternura. Palabras silenciosas. Palabras escritas, dichas, señaladas. Palabras que lo dicen todo y no dicen nada. Palabras enormes y palabras calladas. Palabras. Las hay que corren y bailan y vuelan y danzan! Palabras deseadas y otras prohibidas. Palabras rechazadas. Palabras que lloran, amargan. Palabras en idiomas. Palabras malsonantes, malas palabras. Palabras que tiritan, palabras miedosas que asoman. Palabras invisibles, crueles, frías y con trampa. ¡Palabras, palabras, palabras! Banales y con sentido. Palabras que llenan y entusiasman. Palabras sinceras, buenas palabras. Palabras que persiguen, y otras que no descansan. Las hay verdes, amarillas, rojas y moradas. Palabras para todos.
...pero siempre palabras, poderosas palabras...

Organiza tu rabia


...controla tus celos, supera tus miedos...



FOTO: Sandra Rodríguez Poveda

viernes, 27 de marzo de 2009

Cuando se para el tiempo

CALLAR
Una ola de amor que
va de mi cuerpo al tuyo es
una humana canción.
No canta, vuela entre
tu boca y mi verano
bajo tu sol. El calendario no
tiene esta noche o fecha en su papel.
El manantial de vos
cae como vino en la copa
y el mundo calla sus desastres.
Gracias ,mundo , por no ser más que mundo
y ninguna otra cosa.

Juan Gelman

miércoles, 18 de marzo de 2009

Un mar de fueguitos, eso somos

A veces caen en nuestras manos libros especiales, libros que sientes que están hechos para ti. Y cuando esto sucede entiendo perfectamente al personaje de Daniel Sampere, el niño protagonista creado por Carlos Ruiz Zafón en La Sombra del viento, en el momento en el que su padre le lleva al Cementerio de los libros Olvidados y le revela un gran secreto; los libros tienen alma, "El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron o vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte". Los libros así, los especiales, se cuentan con los dedos de una mano. Yo tengo la suerte de haber recibido como regalo El libro de los abrazos, de Eduardo Galeano, que me regaló mi novia cuando lo poco que sabía de mi era lo mucho que me gustaban los abrazos. No se equivocó.

Su libro y sus escritos no son nuevos en este blog. Hoy, porque en mi vida me rodean muchos fueguitos brillantes, he rescatado éste...

EL MUNDO

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.

No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.


martes, 17 de marzo de 2009

Abrazando palabras

Mi amor por ti ha sido rigurosamente seleccionado por el Departamento de Calidad de mi Corazón (D.C.C.) y es regularmente analizado por laboratorios especializados e independientes.

Si no queda satisfecha, contacte con nuestro Servicio de Atención al Consumidor indicando el nombre del pedacito de alma que se me cae cada vez que lloras, número de lote y/o fecha en la que aparece el envase.


CANTIDAD NETA:

Montones de montones.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Los Nadies

Tres semanas después de la dura, cruel y devastadora ofensiva militar israelí, los habitantes de la Franja de Gaza viven con absoluto desinterés las elecciones en el Estado Judío. Es la viva imagen de un pueblo marcado por el horror y el sinsentido de una guerra que parece no tener fin. Y yo no puedo evitar acordarme de mi Libro de los abrazos donde Eduardo Galeano alza la voz de los sinvoz, la voz de los nadies...

Los nadies
Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan
los nadies con salir de pobres, que algún mágico día
llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros
la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni
hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo
la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y
aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el
pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.
Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la
liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos.
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la
crónica roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los
mata.

lunes, 9 de febrero de 2009

Cuando uno se queda sin palabras...

Siempre que intento escribir algo sobre ti se me amontonan las palabras de ánimo, cariño y admiración que luchan por salir todas juntas, y al final, por querer decirtelo todo, me colpaso, me emociono, y no te digo nada. Pero siempre te leo, y te sigo, y te admiro, te acompaño, y sobre todo te quiero.

Me quedo con tu video, con tus payasadas y las de Ana, con ese baile del pollo que me ha hecho sonreir toda la tarde.

Gracias:)

domingo, 1 de febrero de 2009

Actividades originales para chicas lesbianas y bisexuales

Ese es uno de los títulos que llevan los tropecientos carteles que han empapelado mi facultad en los últimos días, junto con el siguiente "Clases de percusión (o batucada, no recuerdo bien) para chicas lesbianas y bisexuales". Yo se que en ocasiones soy quisquillosa... Soy consciente de que a veces hago una montaña de un grano de arena, que soy una cabezota y que a menudo, y como decía mi profesora en el colegio, ejerzo de abogada del diablo, sin embargo, esto me parece una tomadura de pelo y una falta no solo de respeto, sino también de conciencia. ¿Qué por qué tanto revuelo? Pues porque si yo leyese en cualquier parte que se ofrecen actividades, las que sean, para chicas heterosexuales, pondría el grito en el cielo. Yo y todo aquel que entienda el significado de la palabra DISCRIMINACIÓN. Aunque algunas lo entiendan de otra manera, se equivocan, o por lo menos lo hacen a la hora de expresarse. ¿Cómo es posible ofrecer clases de percusión o actividades originales (¡o lo que sea!) a personas poniendo como condición la orientación sexual de éstas? Por favor, ¿es que no hemos aprendido nada? ¿Cómo un colectivo tan castigado históricamente (y aún en la actualidad) por la intolerancia y la discriminación es capaz de pecar de intolerante y discriminador? ¿Por qué esta falta de conciencia y sensatez?
No podemos luchar por nuestro derecho a la igualdad y luego desacreditar nuestra lucha de esta manera, porque esto, señor@s, tiene un nombre, se llama HIPOCRESÍA y es algo que me indigna y me saca de mis casillas. Y como hasta ahora soy incapaz de subirme por las paredes sin dejar constancia de mi malestar, les he escrito un mail preguntando la intención de estas actividades, quién o quienes están detrás de ellas, etc, y sí, dejando claro mi malestar.

miércoles, 21 de enero de 2009

Ad Astra Per Aspera

Ayer, 20 de enero de 2009, Barack Obama juró su cargo como presidente de los Estados Unidos. Es el primer presidente afroamericano que llega a la Casa Blanca, después de haber ganado a su contrincante y compañera de partido Hilary Clinton para presentarse como candidato del Partido Demócrata. Un hecho histórico sin precedentes en un país marcado por la esclavitud y el racismo. Sí, el mundo está cambiando. Obama no solo representa ese cambio, también la esperanza y la lucha constante de muchas generaciones pasadas. Sí, el mundo está cambiando, es cierto, y yo estoy aquí para verlo. Me siento afortunada y optimista, igual que millones de personas en todo el mundo ante este acontecimiento. Aún con el cosquilleo provocado por las imágenes de los cientos de miles de personas que ayer se reunieron para ser testigos en directo de dicho acto, soy consciente también de que hablamos de un hombre, no de un superhéroe. Cometerá errores, tomará decisiones que gusten a unos y disgusten a otros tantos. Fallará como falla todo ser humano y puede, incluso, que se convierta en un nefasto presidente. Sin embargo, su candidatura, su elección, su triunfo y su mera presencia en la Casa Blanca como presidente de los EE.UU (y el poder mundial que ejercerá como tal) suponen ya una victoria, un pulso ganado contra el racismo y la intolerancia, una puerta que se abre al cambio porque ya se han abierto mentes. No se me ocurre un momento mejor que este para crear mi nuevo blog.

"Ad astra per aspera" , o lo que es lo mismo "A las estrellas a pesar de las dificultades" en latín. Esta frase, que no solo da título al blog, también forma parte de mi filosofía de vida, la llevo tatuada en la piel, en mi muñeca izquierda. Asi me resulta imposible olvidar que la vida es una lucha constante, un regalo que hay que cuidar y sobre todo apreciar, pues solo hay una y es esta. Este es mi pequeño rincón, mi charquito de estrellas... Aquí escribiré, espero con frecuencia, los pasitos de ese camino. Habrá días buenos y otros no tanto, pero invito a todo aquel que quiera a acompañarme, tanto si me conoce como si no, tanto si quiere participar como si prefiere mantenerse al margen...

Sí, el mundo está cambiando...

Bienvenidos a mi blog