lunes, 21 de junio de 2010

...



...es despertarme a las 3 de la mañana y no saber donde está el baño...

domingo, 20 de junio de 2010

Vértigo II

Y la estrella principal de la función que siempre debe continuar del circo de esta vida, aquella noche se sintió indispuesta y no pudo salir a escena (a veces pasa, cosa de artistas) El público, que en un primer momento pareció descontento, pronto la olvidó gracias a las distracciones que ofrecieron los payasos, siempre dispuestos. La estrella, la más brillante, y sonriente y casi perfecta en su imperfección, aquella noche se apagó. Le pudieron las ganas de llorar, se la comió el silencio, olvidó su guión, su papel y todo aquello que no tuviera que ver con el enorme agujerito que sentía por dentro; el vacío que provoca el desconcierto al ver que nada es para siempre, que el amor se acaba, que la gente se muere y da igual que sea joven, luchadora y fuerte, que quien un día estuvo y juró quedarse, un día, sin más, desapareció por las exigencias que marcó una apretada agenda...
¡Cómo salir así a escena! El público no perdona y como él siempre tiene la razón, es preferible ofrecer otra distracción y privarles de esta profunda decepción que yo arrastro por dentro...

miércoles, 16 de junio de 2010

Vértigo

Como si fuera una funambulista en mi gran estreno, a veces me siento a cientos de metros del suelo, y tengo tanto miedo a caer que mi cuerpo se tensa como la propia cuerda que piso obligándome a hacer equilibrios. Allí arriba, tan arriba, la seguridad pende de un hilo y tan solo responde a las acciones de uno mismo, como en la vida misma.
No nos engañemos, la vida es como un circo; rodeados de los ánimos y el calor humano que desprende un público que a la hora de la verdad, nada hará si das un paso en falso y caes al vacío. Pocos abrazos son capaces de arropar el corazón de ese equilibrista, que aún a riesgo de caer y temeroso de fracasar... fracasa. Nada tiene de extrañar, pues el mundo que a mi me separa de todos no se para por nadie; la función siempre debe continuar.


viernes, 11 de junio de 2010

Seguiremos

Porqué será que siempre tendemos a pensar que nuestras desgracias son las peores y nuestras tristezas las más tristes. En ocasiones, nos permitimos la licencia de juzgar el dolor de los demás, como si pudiéramos sentir a través de la piel de otros. Cada lágrimas derramada responde única y exclusivamente a nuestros propios sentimientos y NADIE, absolutamente NADIE, puede sentirlo de la misma manera. El dolor de la pérdida es tan real en cualquiera de las formas en las que se presente (ya sea un corazón roto, la marcha de otros o la amistad que se va...) y el sentimiento de desamparo, tristeza, impotencia y desgarro tan hondo que merece el respeto de todos. No cometamos el error de menospreciar aquello que no somos capaces de sentir.
Hoy mi corazón está roto y mi mundo se ha vestido de luto; hoy hace un año que faltas. Pero una cosa le digo, capitán, aqui seguimos remando en el mismo barco, todos apiñados, navegando en el mismo mar....

jueves, 10 de junio de 2010

Orgullo LGTB

No soy muy partidaria de la celebración del Orgullo LGTB tal y como lleva años haciéndose. Mis opiniones al respecto difieren mucho de la imagen reflejada durante esos días donde las calles se inundan de carrozas y disfraces, porque la seriedad que requiere tal reivindicación social se pierde entre tanta frivolidad carnavalesca. No, no me siento representada, mi lucha es más bien diaria y aunque soy consciente de que es necesario tener, aún a día de hoy y pese a lo que muchos puedan pensar, un día en el calendario que recuerde a un colectivo que aún sufre exclusión social y conmemore los fatídicos acontecimientos que tuvieron lugar en Stonewall en 1969, lo cierto es que la manifestación pierde su nombre en los medios y es rebautizada como la "cabalgata del Orgullo". No lo soporto.

Este año en particular, mi indignación llega a límites extremos después de haber leído que las organizaciones encargadas de tal acontecimiento en Madrid (Cogam y FELGTB) han retirado la invitación a las asociaciones del colectivo en Israel después de lo sucedido con la flotilla de ayuda humanitaria que se dirigía a Gaza y que conmoció a medio mundo. Los Derechos Humanos están por encima de todo, sin embargo, no consigo entender esta decisión, basada también en la "seguridad" (palabra que, por cierto, me pone los pelos de punta; en el nombre de la seguridad se vulneran con total impunidad infinidad de derechos...) pues todos los que esos días se reunen acuden en calidad de asociaciones apolíticas y luchan bajo un mismo lema de unidad y tolerancia, vengan de donde vengan, pues sufren tanto o más que nosotros por su orientación sexual o identidad de género. Si un soldado americano es discriminado por ser gay ¿A caso le preguntamos por la guerra de Irak? Cuando aplaudimos en el Europride a los participantes de Mexico no les preguntamos por Chiapas, ni a los del Este por su pasado Estalinista, igual que nadie hizo responsable a un gay o a una lesbiana discriminados durante el Franquismo por los crímenes contra la humanidad cometidos durante 40 años en España.

No siento orgullo, siento indignación y vergÜenza ante la actitud de unos dirigentes que bajo la bandera de la tolerancia se manchan las manos de intolerancia y reflejan la hipocresía de quienes convierten las jornadas en un circo mediático para la propaganda de los partidos afines y la promoción de productos y marcas destinados al consumo de gays y lesbianas. Todo un negocio más que lucrativo a costa de la reivindicación de unos derechos que parten de unos valores al parecer ya olvidados...