sábado, 6 de agosto de 2016

Diez años

Hoy es nuestro aniversario, Madrid.
Hace diez años cambié el mar por el asfalto
y descubrí que esta ciudad estaba llena de orillas.

Sin saberlo me casé, porque Madrid, dicen, es un estado civil.

Madrid, capital del país, y en la Plaza de España comencé mi viaje
Mi primer año contigo fue un noviazgo apasionado
de esos que te hacen perder la cabeza y las clases.

En Madrid se empieza de cero y se queda en el Kilómetro.
Es la ciudad de Sabina,
a mitad de camino entre el infierno y el cielo.

Madrid nunca te será fiel, tiene insomnio y ganas de fiesta
Se emborracha fácilmente y siempre encuentra abierto un bar,
y aún así le serás leal. Es inevitable.

Madrid tiene la playa escondida en los bares de Malasaña,
y las paredes tatuadas de arte, de esfuerzos por comunicarse

Madrid es una caña fresquita es una terraza de Lavapiés,
un plan de tranqui que se te va de las manos y termina en San Ginés.

Madrid lo mismo te baila un chotis como te organiza un Europride
Y si le buscas las cosquillas, Madrid se indigna y te acampa.
Y te arropa,
te abraza,
te escucha,
y se levanta por ti.
Porque tu también eres Madrid. Y se lo debes.

Madrid empieza con M de Manuela y tiene nombre de mujer,
de todas de las que un día me enamoré descubriendo rincones;
A Madrid le debo haber parido a mis grandes amores...

Madrid es Libertad (número ocho), una cerveza y Marwan y Diego Ojeda.
Esta ciudad escribe poesía en los baños de La Latina,
se viste de Prada en Serrano y te canta en el Metro "Bruja con Pedigrí"

Madrid te espera en cualquier bar de Tribunal con una sonrisa y ya.
Porque no hace falta nada más,
el resto lo pone ella.

Tenerife me vio nacer pero yo he crecido contigo, Madrid.

Diez años ya.
Y hoy te comería a versos.