lunes, 18 de abril de 2011

Mi suerte buscada


En mi último año de la carrera que quise estudiar, vivo en la ciudad en la que quiero estar, salgo con la persona de la que estoy enamorada, me apoya la mejor familia que puedo tener, me rodean las personas que más me valoran y tengo el trabajo que me propuse tener.
Si la felicidad cupiera en una imagen, ésta sería mi sonrisa.

lunes, 11 de abril de 2011

Impotencia

Después de sentir tal impotencia, se miró las manos, separó los pies, y dejo su cuerpo descansando en aquel banco. La rabia, compañera fiel de la impotencia, desgasta el cuerpo hasta dejarlo exhausto, por eso a veces es preferible abandonarlo, dejarlo allí, sentado, y contemplarlo desde lejos; ver como se desvanece con el roce del tiempo...


lunes, 4 de abril de 2011

Porque sueño, yo no lo estoy



Porque sueño, yo no lo estoy, porque sueño, sueño, porque me abandono por las noches a mis sueños, antes de que me deje el día. Porque no amo, porque me asusta amar, ya no sueño, ya no sueño. Ya no sueño, ya no sueño, ya no sueño, ya no sueño. A ti, la Dama, la audaz melancolia que con grito solitario hiendes mis carnes ofreciendolas al tedio, tú que atormentas mis noches cuando no sé qué camino de mi vida tomar, te he pagado cien veces mi deuda. De las brasas del ensueño sólo me quedan las cenizas de una sombra de la mentira que tu misma me habías obligado a oir. Y la blanca plenitud no era como el viejo interludio, y sí una morena de finos tobillos que me clavó la pena de un pecho punzante en el que creí, y que no me dejó más que el remordimiento de haber visto nacer la luz sobre mi soledad. E iré a descansar, con la cabeza entre dos palabras, en el valle de los avasallados.


Fragmento de L'avalé des avales de Réjean Ducharme leído en Léolo de Jean-Claude Lauzon