domingo, 23 de agosto de 2009

Cambios

A veces la vida consiste en soltar lo que alguna vez nos salvó. Nos aferramos a los vínculos, a los espacios físicos, a los lugares conocidos, a las ideas, a las personas y a las propias vivencias. Nos agarramos con fuerza a nuestra propia rutina porque nos hemos convencido de que es preferible lo malo conocido, que lo bueno por conocer, y aunque intuitivamente somos conscientes de que aferrarnos a esto nos terminará retrasando y, en el peor de los casos, paralizando nuestro viaje, seguimos anclados a lo que ya no sirve, a lo que ya no está, miedosos de soltar lo que un día nos dio cierta seguridad. Pasar de lo conocido a lo desconocido es algo que necesariamente nos obliga a crecer como personas, aunque esto no resulta tarea fácil. Hay que dar el gran salto, hay que animarse, hay que arriesgar; para ganar hay que arriesgar y solo se arriesgan los valientes, aquellos que aún sintiendo miedo deciden apostar por lo desconocido. No se es valiente si no se tiene miedo, ahí residen el mérito.
Yo tengo la suerte de venir de una familia de valientes y de estar rodeada de persona capaces de seguir adelante siempre, pase lo que pase.
Por todo esto se que mi hermano encontrará su lugar en Barcelona, que Clari se adaptará en su nuevo país, que Andrea no desistirá hasta encontrar su trabajo, que Pikeras verá recompensado su verano, que Tam dará un gran salto...

Para ganar hay que arriesgar, y solo arriesgan los valientes.

martes, 18 de agosto de 2009

Se busca


Nos pasamos la vida buscando... Buscamos el amor perfecto, el trabajo ideal, la casa de nuestros sueños. Vivimos haciéndolo sin entender que solo encontraremos cuando dejemos de buscar...