viernes, 27 de marzo de 2009

Cuando se para el tiempo

CALLAR
Una ola de amor que
va de mi cuerpo al tuyo es
una humana canción.
No canta, vuela entre
tu boca y mi verano
bajo tu sol. El calendario no
tiene esta noche o fecha en su papel.
El manantial de vos
cae como vino en la copa
y el mundo calla sus desastres.
Gracias ,mundo , por no ser más que mundo
y ninguna otra cosa.

Juan Gelman

miércoles, 18 de marzo de 2009

Un mar de fueguitos, eso somos

A veces caen en nuestras manos libros especiales, libros que sientes que están hechos para ti. Y cuando esto sucede entiendo perfectamente al personaje de Daniel Sampere, el niño protagonista creado por Carlos Ruiz Zafón en La Sombra del viento, en el momento en el que su padre le lleva al Cementerio de los libros Olvidados y le revela un gran secreto; los libros tienen alma, "El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron o vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte". Los libros así, los especiales, se cuentan con los dedos de una mano. Yo tengo la suerte de haber recibido como regalo El libro de los abrazos, de Eduardo Galeano, que me regaló mi novia cuando lo poco que sabía de mi era lo mucho que me gustaban los abrazos. No se equivocó.

Su libro y sus escritos no son nuevos en este blog. Hoy, porque en mi vida me rodean muchos fueguitos brillantes, he rescatado éste...

EL MUNDO

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

El mundo es eso —reveló—. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.

No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.


martes, 17 de marzo de 2009

Abrazando palabras

Mi amor por ti ha sido rigurosamente seleccionado por el Departamento de Calidad de mi Corazón (D.C.C.) y es regularmente analizado por laboratorios especializados e independientes.

Si no queda satisfecha, contacte con nuestro Servicio de Atención al Consumidor indicando el nombre del pedacito de alma que se me cae cada vez que lloras, número de lote y/o fecha en la que aparece el envase.


CANTIDAD NETA:

Montones de montones.